Cuando se trata de acercarse al consumidor, la escala de la empresa que lo intenta tiene mucho que decir sobre la fórmula que esta puede emplear para llegar al consumidor. Lo ideal sería pensar que un buen producto o un buen servicio son suficientes niveladores para hacer que todas las empresas jueguen de forma similar en el terreno de la conquista del consumidor.

Pero lo cierto es que hay puntos en los que no se puede competir de forma similar porque no se tienen las mismas armas. El músculo de una gran multinacional no es el mismo que el de una pyme, como demuestran los esfuerzos que unas y otras pueden hacer en el terreno del marketing.

Una pequeña empresa no puede invertir cantidades multimillonarias en hacer publicidad, algo que para una multinacional entra dentro de la normalidad. Sin embargo, eso no impide que las pequeñas empresas puedan también apostar por las herramientas de marketing para llegar a los consumidores. Simplemente tendrán que hacerlo de una forma diferente y apostando por métodos que no son los primeros en la lista de la multinacionales.

Un  estudio de  Infusion soft ha analizado cuáles son las diferentes propuestas a las que echan mano las pymes y cuáles son las que dan mejores resultados a la hora de realizar una conversión. Y la técnica que mejor funciona para las pymes es, en realidad, una de las posiblemente más antiguas formas de llegar a los consumidores: el 62% de los encuestados asegura que lo que mejor funciona para darse a conocer entre otros clientes son las opiniones de sus propios consumidores. Es decir, el boca a oreja de toda la vida.

Le sigue entre las técnicas mejor posicionadas el correo electrónico. El 34% considera que enviar un correo electrónico a su lista de contactos es una de las mejores fórmulas para llegar al consumidor, lo que demuestra que el email marketing no es una herramienta que solo puedan aprovechar las grandes corporaciones. La tercera mejor práctica de marketing para pymes es el networking, que cuenta con un 25% de aprobación.

Tras ellos se posicionan las redes sociales (sorprendentemente no es una de las tres primeras prácticas de marketing por resultados y se posiciona cuarta con un 23%), las acciones de SEO y SEM (14%), el content marketing (y aquí meten elementos como tener un blog propio o hacer webminars, con un 13%) o, con ambos un 12%, el imprimir folletos y flyers y el hacer patrocinios de eventos.

Las fórmulas menos efectivas

A estas fórmulas, que cuentan con un nivel de aceptación superior al 10%, se suman aquellas que dan los peores resultados (y que están por debajo del 10%). Así los anuncios, tanto impresos como a través de herramientas online que permiten el pago por clic, no consiguen mucha aceptación y consiguen solo un 8% cada una de ellas.

Aunque sus cifras no son las peores: el método menos considerado por las pequeñas y medianas empresas para llegar a sus consumidores son los anuncios de la industria audiovisual. Radio y tele no funcionan bien para las pymes y solo el 2% le dan su aprobación.

Los principales retos de las pymes

Pero darse a conocer no es el único reto al que se enfrentan los responsables de las pequeñas y medianas empresas. El estudio también ha preguntado a los responsables de las pymes cuáles son los principales problemas o los principales retos a los que se enfrentan durante su día a día en el negocio.

Las respuestas siguen una cierta pauta. El 55% asegura que no encontrar tiempo para hacer todo lo que debe hacer es un gran reto en su negocio. A ellos se suman quienes tienen problemas para abarcar todo por ellos mismos (un 43%) y quienes ven un problema en encontrar financiación para sus ideas de negocio (un 40%).

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *